Pan de molde semiintegral con masa madre sin gluten, sin huevo y sin lactosa

en
Sin comentarios aún, sé tú el primero

PAN DE MOLDE SEMIINTEGRAL CON MASA MADRE SIN GLUTEN, SIN HUEVO Y SIN LACTOSA


Hace bastante que no publico en este rinconcito sin gluten por falta de tiempo. Hornear, horneo pero no encuentro tiempo para transcribir las recetas aquí. Ojalá este verano encuentro más tiempo libre para ir añadiendo el contenido para vosotros 🙂

Hoy os traigo la receta que hice hace unos pocos meses y me encantó. Vamos, los que me conocéis, todos los panes que llevan la masa madre, que sean semiintegrales y tienen una pizquiña de algarroba, salen geniales. Al menos para mí que me enamoran 🙂 

Ingredientes:

100 gr de masa madre a 100% de hidratación (alimentada con 1/3 de harina de trigo sarraceno y 2/3 de harina de arroz integral)
65 gr de almidón de trigo
45 gr de fécula de patata
15 gr de almidón de mandioca dulce
25 gr de harina de teff
25 gr de harina de patata
15 gr de harina de algarroba negra
10 gr de harina de sésamo
5 gr de inulina
5 gr de psyllium
5 gr de goma guar
5 gr de sal
5 gr de miel
10 gr de AOVE
220 gr de agua

Primero dejamos activar una media hora la masa madre con el psyllium, el guar, la inulina con la totalidad de agua de la receta, el aceite y la miel, mezclando todo muy bien. Se crea una especie de gel, y mientras tanto pesamos todos los sólidos.

Añadimos los sólidos, bien removidos, dentro de los líquidos (o el gel que habíamos creado antes) y amasamos al menos unos 10-15 minutos en una amasadora.

Esta vez hice solo una fermentación en bloque, sin necesidad de formar las piezas, a temperatura ambiente, de duración de unas 3 horas aproximadamente (Nota: si hacéis esta receta con levadura comercial, hay que acortar mucho el tiempo de la fermentación. Además añadiendo a la receta 50 gr de harinas y 50 gr de agua, más 1% de levadura seca instantánea).

Forramos los moldes de plum cake con papel de hornear y dejamos la masa fermentar dentro, en un sitio húmedo, apartado de corrientes de aire hasta que casi doble su volumen o vemos se está empezando a hinchar, nunca sin esperar que doble totalmente el volumen.  Antes de hornear, adornamos la superficie con las semillas (opcional) y pulverizamos por encima con un poco de agua.

Precalentamos el horno al máximo. Al introducir los moldes, bajamos la temperatura a 220ºC (ya por sí nos baja el horno a esa temperatura al introducir el molde y la masa a temperatura ambiente, por eso hay que precalentar a más siempre) y horneamos los primeros 20-30 minutos con calor sólo abajo. El resto de tiempo, calor arriba y abajo y a 180ºC, pulverizando las paredes de horno de vez en cuando con un poco de agua, si es necesario. En total son unos 50-55 minutos, según el tamaño de moldes y el horno de cada uno. Los dejamos unos 5 minutos con la puerta entreabierta y al final, enfriamos los panes encima de una rejilla, sin moldes y envueltos en un paño.

Quedó una miga super tierna y esponjosa, a pesar de ser un semiintegral. Encantada 🙂

Espero os guste 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *