Triángulos de espinacas

en
3 comentarios

TRIÁNGULOS DE ESPINACAS


Si os apetece sorprender a vuestros amigos en una comida en casa con algo que entra por los ojos y además está delicioso, os invito a que probéis hacer estos triángulos rellenos de espinacas, queso y ajo. La masa con la que los hice, es la misma del pan de hamburguesa, aquí os dejo el enlace https://zuzanazerogluten.com/pan-de-hamburguesa

La idea de hacer triángulos se me antojó al ver una receta parecida con gluten en una página en mi idioma. Me gustó tanto que la quise adaptar a una sin gluten y tardé un día y medio en hacerlo. Los antojos que son muy malos 😉 Quedan muy tiernos y jugosos durante mucho y los podéis preparar un día antes sin problema. También aguantan bien la congelación y descongelación. Bueno, dicho todo esto, y sin enrollarme más, allá vamos 🙂

Ingredientes:

100 gr de harina de arroz
75 gr de almidón de mandioca dulce
75 gr de almidón de maíz
30 gr de harina de patata (se pueden poner copos de puré de patata)
20 gr de harina de trigo sarraceno
6 gr de harina de sésamo
20 gr de azúcar invertido (o azúcar, miel, sirope de ágave,…)
3 gr de goma xantana
6 gr de sal
3 gr de Saf Instant, paquete dorado (levadura para masas dulces que necesitan de fermantación) (Nota: en su defecto, poner el doble de la levadura seca de panadería)
4 gr de psyllium (se puede sustituir por otra fibra como la fibra de remolacha o fibra de manzana, etc.)
120 gr de huevo (aprox. dos huevos)
25 gr de mantequilla sin lactosa (u otro tipo de grasa: AOVE, ghee, aceite de coco…)
3 gr de lecitina de soja (si está granulada, la disuelvo antes en parte de líquido que trae la receta, formando un gel)
50 gr de leche desnatada sin lactosa
150 gr de agua

Amasamos todos los ingredientes, añadiendo los sólidos en los líquidos, al menos durante 10 minutos, menos la xantana y la grasa. Si optamos hacer el levado en frío positivo, añadimos la xantana disuelta en la grasa al día siguiente, al sacar la masa de la nevera. Si hacemos los triángulos en el mismo día, añadimos la xantana y grasa en los últimos dos minutos del amasado. En los dos casos, disuelta en la grasa (la que decidimos usar en esta receta: mantequilla, aceite de oliva, ghee…) para que no se nos formen los grumos. En mi caso, tiendo a hacer el levado en frío positivo de unas 12 horas como mínimo. Gana la masa en manejabilidad porque es bastante peleona.

Mientras preparamos el relleno. Cocemos las espinacas y las batimos con el queso de untar sin lactosa y un diente de ajo machacado. Admite muchos rellenos, a gusto de cada uno. A mí, personalmente, el toque del ajito me encanta 🙂 

Para formar las piezas, cogemos la masa y la estiramos con un rodillo encima de papel film/tapete de silicona, espolvoreado con la harina de arroz. La masa es pegajosa, aviso, y hay que ayudarse con una pizca de harina de arroz siempre que haga falta. Sin pasarse, espolvoreando muy poquito. Si os resulta más fácil, podéis estirar primero la mitad de la masa, rellenar y después trabajamos la otra mitad.

Una vez estirada la masa, la untamos con el relleno de espinacas, queso y ajo. Vamos enrollando con cuidado como si fuese un brazo gitano. Cuando tengamos el rulo hecho, lo cortamos en zig-zag, formando triángulos. También podéis cortarlo simplemente en rodajas pero según el relleno que hayáis elegido, se nos puede salir éste durante el horneado.

Se dejan leudar las piezas en un sitio cerrado y húmedo el tiempo necesario para empezar a recuperarse después del desgasificado. Yo uso una caja grande de plástico cerrada con un cazo de agua caliente dentro.

Antes de hornear, pintamos las piezas con un huevo o una yema batida con una pizca de sal para darle un poco de brillo. Espolvoreamos con las semillas de sésamo, chía o amapola (opcional).

Precalentamos el horno a 220ºC calor abajo y vapor unos 10-15 minutos, el resto de tiempo calor a 200-190ºC, calor arriba y abajo, sin vapor.

En total son unos 25 minutos aproximadamente, según el tamaño de las piezas y el horno de cada uno. Dejamos enfriar encima de una rejilla.

Me gustó tanto esta receta, su aspecto y textura, que la volví a hacer con otros rellenos. Como ya os comenté antes, el relleno al gusto de consumidor. Con jamón york y queso para los más peques, con mousse de pato y cebolla caramelizada para los más gourmet. Con sobrasada, algo peleona la masa para cortar. Se quería llevar la sobrasada el cuchillo jajaja Que vuele la imaginación y que no se diga que los celiacos comemos mal 😉

De sobrasada y miel
De jamón york y queso
De mousse de pato y cebolla caramelizada

Espero os guste 🙂

Plural: 3 Comentarios Añadir valoración

  1. A dice:

    Yo he probado estos triangulitos… ¡y están deliciosos! Zuzana es una auténtica number one

    1. Zuzana dice:

      Muchas gracias, me alegro te hayan gustado 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *